¿Sufres de jet lag? Manéjelo con la homeopatía

El jet lag, también conocido como trastorno de jet lag y síndrome de cambio de zona horaria, es una condición de sueño temporal que se produce cuando los patrones de sueño y vigilia se ven alterados por viajar rápidamente a través de múltiples zonas horarias.

Manejo de sus síntomas con medicamentos homeopáticos

Los medicamentos homeopáticos pueden ayudar a aliviar los síntomas del desfase horario. Ayudan a controlar sus síntomas de forma natural y segura. Los síntomas que se pueden controlar con estos incluyen fatiga, cansancio, letargo, somnolencia, sueño perturbado, insomnio, somnolencia excesiva, irritabilidad, cambios de humor, síntomas depresivos, problemas de enfoque y concentración, sensación de confusión, pesadez de cabeza/dolor de cabeza, mareos y malestar estomacal. problemas como el estreñimiento y la diarrea. Los medicamentos para el desfase horario en la homeopatía se seleccionan en función de los síntomas de un individuo. Por lo tanto, se recomienda tomar medicamentos homeopáticos recetados por un médico homeópata para obtener mejores resultados.

Medicamentos homeopáticos para el jet lag

1. Kali Phos: para controlar la fatiga y el insomnio

Es un medicamento muy beneficioso para controlar fatiga y insomnio. Ayuda a las personas cuando se sienten débiles y cansadas. Tienen bajos niveles de energía. El trabajo más pequeño les parece una tarea hercúlea. A continuación, es útil para gestionar el problema del insomnio. Aquí, una persona tiene pérdida de sueño y vigilia. Aparte de esto, es útil para controlar la irritabilidad y los sentimientos depresivos.

2. Gelsemium: para la somnolencia, la debilidad y los mareos

Este medicamento se prepara a partir de la corteza de la raíz de la planta Gelsemium Sempervirens, comúnmente conocida como ‘jazmín amarillo’. Esta planta pertenece a la familia Loganiaceae. En primer lugar, es beneficioso gestionar somnolencia, pesadez y debilidad. Las personas que lo necesitan tienen el deseo de acostarse todo el tiempo. En segundo lugar, está indicado para la gestión de quejas de mareo que es más marcado al caminar. Otras indicaciones para usarlo son irritabilidad, pesadez en la cabeza, problemas de concentración y confusión mental.

3. Álbum de arsénico: para controlar la fatiga (agotamiento)

Es un medicamento valioso en homeopatía para el manejo fatiga. Las personas que lo necesitan se sienten cansadas por el menor esfuerzo. Sienten debilidad en las extremidades con necesidad de acostarse. Además, se puede sentir ansiedad e inquietud.

4. Cocculus Indicus: para la pérdida del sueño y la fatiga

Se prepara a partir de una planta comúnmente conocida como ‘berberecho indio’. Es efectivo para manejar pérdida de sueño y fatiga. Junto con esto, puede haber mareos. Esto se acompaña de náuseas y vómitos.

5. Coffea Cruda: para el control del insomnio

Este medicamento es muy eficaz para controlar insomnio. Las personas que lo requieren están inquietas por la noche lo que les impide dormir. Siguen dando vueltas y vueltas de un lado a otro en la cama. Se sienten somnolientos pero no pueden dormir. También está indicado cuando la persona está inquieta con despertares frecuentes durante el sueño.

6. Belladona: para controlar la pesadez y el dolor de cabeza

Este medicamento se prepara a partir de una planta llamada ‘solanácea mortal’. Es un medicamento muy útil para el manejo pesadez en la cabeza y dolor de cabeza. El dolor se siente especialmente en los lados de la cabeza. Por lo general, es un tipo de dolor punzante. Lo acompaña una sensación de calor en la cabeza. Se puede sentir algo de alivio al presionar la cabeza.

7. Ignatia: para controlar la irritabilidad, los cambios de humor y los síntomas de depresión

Se prepara a partir de la planta Ignatia Amara también conocida como ‘St. Ignacio Bean’. Está bien indicado para los casos en los que hay irritabilidad, cambios de humor y sentimientos depresivos. Aquellos que lo necesitan pueden sentirse tristes todo el tiempo o puede haber cambios de humor con sentimientos alternos de felicidad y tristeza. Junto con esto, puede haber embotamiento de la mente.

8. Nux Vomica: para controlar el estreñimiento con heces insatisfactorias frecuentes

El uso de este medicamento se considera altamente beneficioso en casos de estreñimiento. En esos casos, necesidad frecuente e ineficaz de defecar es la clave que indica el síntoma para usarlo. La persona que lo necesita va a defecar muchas veces al día pero tiene heces insatisfactorias. Inmediatamente después de defecar, vuelve a tener ganas de defecar.

9. Bryonia Alba: para el estreñimiento con heces duras y secas

Se prepara a partir de la raíz de la planta Bryonia Alba también conocida como ‘lúpulo salvaje’. Este medicamento está especialmente indicado cuando el las heces son duras y secas. Parece como si estuviera quemado. Las heces se pasan por esfuerzo excesivo.

10. Nux Moschata – Para la somnolencia excesiva

Se prepara a partir de semillas en polvo de una planta Myristica Fragrans, comúnmente conocida como ‘nuez moscada’. Este medicamento se puede utilizar para controlar la somnolencia excesiva. Las personas que lo necesitan tienen somnolencia irresistible. Pueden tener cambios de humor que van desde reír en un momento y llorar al siguiente. Pueden tener confusión en la mente y ritmo lento de aplicación de la mente.

11. Aloe: para controlar la diarrea

Se prepara a partir de la goma de las hojas de la planta Aloe Socotrina. Pertenece a la familia de las liliáceas. Es un medicamento importante para controlar la diarrea. Quienes lo requieran tienen heces acuosas. También se produce un paso excesivo de gases durante las heces. Hay ganas de defecar inmediatamente después de comer y beber. Taquí hay una sensación de plenitud y una sensación constante de empujar hacia abajo en el recto.

12. China: para controlar la diarrea y la debilidad

Este medicamento natural se prepara a partir de la corteza seca de la planta Cinchona Officinalis, comúnmente conocida como ‘corteza peruana’. Ofrece ayuda en casos que tienen diarrea y debilidad. Las heces son sueltas, profusas, frecuentes y espumosas. Tiene un olor ofensivo. El gas con olor fétido puede pasar con las heces.

Razón detrás del jet lag

En nuestro cuerpo existe un reloj interno llamado ritmo circadiano. Regula el ciclo de sueño-vigilia y controla el horario para dormir y despertar. El jet lag ocurre cuando hay interrupción en este reloj corporal interno. Esto se debe a que, en primer lugar, cuando una persona viaja a través de varias zonas horarias, el reloj biológico no puede sincronizarse inmediatamente con la hora de la nueva ubicación, ya que todavía está sincronizado con la zona horaria original a la que está acostumbrado. La segunda razón para el reloj interrumpido es exceso de luz solar en el avión. Se producen cambios en el nivel de la hormona melatonina (una hormona que prepara al cuerpo para conciliar el sueño) que está regulada por la exposición a la luz. Se libera cuando las luces son tenues por la noche, mientras que durante el día, la producción de melatonina se ralentiza para mantener a una persona despierta.

Aparte de esto, el tiempo de pantalla excesivo mientras está en el avión puede afectar este reloj. próximo cansancio de viajar también es un factor relacionado con el jet lag. No beber suficiente agua durante los viajes aéreos puede hacer que una persona se deshidrate porque los niveles de humedad son bajos en un avión y la deshidratación puede contribuir a algunos síntomas de desfase horario. Por último, cambios en la presión de la cabina y grandes altitudes también están vinculados a causar algunos de los síntomas del desfase horario.

Las posibilidades de jet lag aumentan con la cantidad de zonas horarias que se cruzan durante los viajes aéreos. Volar hacia el este aumenta la posibilidad de sufrir síntomas graves de desfase horario en comparación con volar hacia el oeste. Las personas mayores tardan más en recuperarse de sus síntomas en comparación con otros grupos de edad. Por último, las personas que vuelan con frecuencia (como los pilotos) tienen más posibilidades de sufrir jet lag.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas del desfase horario incluyen fatiga, cansancio, letargo, somnolencia, trastornos del sueño (puede incluir insomnio o somnolencia excesiva o despertarse temprano), irritabilidad, cambios de humor, depresión leve, problemas de enfoque y concentración, sensación de confusión y desorientación, pesadez de cabeza / dolor de cabeza, mareos, malestar y problemas estomacales leves como estreñimiento o diarrea.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario