qué significa ver un objeto en tres dimensiones en medicina

La impresión en 3D (tres dimensiones) es una situación en la medicina. Esta tecnología se está construyendo de manera acelerada en el campo y ahora se emplea con normalidad en distintas campos: para la reproducción de órganos artificiales para el estudio o la práctica médica, para hacer instrumental personalizado para el tolerante o prótesis de titanio. En poco tiempo la mayoría de los centros de salud van a contar con un laboratorio de tres dimensiones y observaremos médicos y también ingenieros haciendo un trabajo codo con codo para replicar huesos, órganos o tejidos con una “fácil” impresora.

Aún semeja cosa del futuro pero no es así. La impresión en tres dimensiones, así como enseña Rubén Servando, instructor de Arquitectura de la Facultad Europea de Canarias, «es una tecnología de fabricación digital aditiva que deja hacer elementos físicos desde modelos digitales tridimensionales». Merced a esta, una máquina va creando cubierta a cubierta el objeto desarrollado antes en el computador y en el material que hayamos escogido (plástico, titanio…). Como resulta lógico, esta tecnología en el planeta de la medicina da un sinfín de opciones: réplicas precisas de huesos, estetoscopios de bajo coste para países sin elementos, tórax de titanio amoldados a la composición del tolerante o, aun, impresión en tres dimensiones con células madre.

Efectividad de la monocularidad

Este mecanismo es muy eficiente. El sentido de visión espacial es innato, y nuestra inteligencias espacial está formateada en 3D. Con escasas pistas que tengamos, percibimos la tridimensionalidad en un dibujo, pintura, cine, e inclusive en la vida real. ¿De qué manera puede estar en la vida real? ¿No contamos la estereopsis siempre y en todo momento en la vida real?. Bien, no en todos los casos. Primeramente, no hay estereopsis desde alguna distancia, precisamente unos 600 metros. Por otra parte, en relación cerramos un ojo, la estereopsis desaparece, y proseguimos observando en 3D. Quizás nuestro cálculo de distancias no sea tan fino, pero tenemos la posibilidad de realizar nuestra vida con relativa normalidad. Lo mismo se aplica en el momento en que perdemos bastante visión en entre los 2 ojos. Por otra parte, si bien con los 2 ojos observemos bien, tenemos la posibilidad de no haber creado adecuadamente la estereopsis a lo largo de la niñez, con lo que no la tenemos. Esto último es bastante interesante por el hecho de que es muy habitual que la persona no sea siendo consciente de que le falta la estereopsis.

doctor

Si un individuo con buena visión binocular le tapamos un ojo en el transcurso de un largo tiempo, se puede conducir con normalidad pero «le falta algo», está incómodo por el hecho de que de manera poco consciente echa de menos la estereopsis. Pero si un individuo jamás tuvo buena visión binocular, no echa de menos nada. Un estrabismo o un ojo haragán en la niñez nos puede ofrecer la pista de que algo ocurrió a lo largo del avance visual.

Nos encontramos todo el tiempo citando a ello, pero todavía no entendemos qué es. Afirmábamos en el producto previo que es la «forma mucho más alta» de visión binocular. De manera resumida, la conseguimos merced a la pequeña disparidad entre las imágenes de cada ojo al enfocar un elemento. Pero, si los ojos están dirigidos en exactamente el mismo ubicación, ¿no deberían registrar exactamente la misma imagen? Es mucho más: en el producto previo afirmábamos que a fin de que se genere la fusión, o sea, la unión de ámbas imágenes en solo una, estas han de ser superponibles. ¿De qué forma se fusionarán si son diferentes? En el momento en que los dos ojos enfocan un elemento, los ejes visuales confluyen en exactamente el mismo punto, con lo que los dos ojos perciben exactamente la misma una parte del ambiente. Pero los ojos no están en exactamente el mismo punto del espacio: están separados unos 5-7 centímetros. Por consiguiente, las imágenes son un tanto distintas.

Las 3D en los juegos para videoconsolas

Siguiendo con exactamente el mismo razonamiento, los elementos tridimensionales requieren el saber de tres coordenadas para hallar un punto dentro suyo. Se frecuenta decir que el espacio que nos circunda es tridimensional, si bien hay mucho más dimensiones (existe quien incluye el tiempo como una dimensión mucho más, por servirnos de un ejemplo).

Grosso modo, cabe indicar que en un espacio tridimensional están presentes la altura (o la hondura), el largo y la anchura. Conociendo estas tres coordenadas, es viable detectar un punto en el espacio.

¿Qué es la visión?

La visión es la manera de representar un elemento sabiendo su situación en el espacio en lo que se refiere al ojo del espectador. Es una ilusión visual que nos asiste a determinar la hondura de los elementos que observamos.

Si le resulta interesante el planeta de la animación, el Nivel Superior de Animaciones tres dimensiones, Juegos y Ámbitos Entretenidos le está aguardando.

Deja un comentario