personajes femeninos importantes de la medicina en la edad moderna

Biofísica y cristalógrafa, sus indagaciones sobre el ADN dejaron los excelentes adelantos científicos producidos en el siglo XX. No obstante, varios de sus descubrimientos fueron robados y dejaron a Watson, Crick y Wilkins ganar el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1962. Después, Watson apostilló que Franklin debió ser premiada asimismo merced a su hallazgo de llamada “fotografía 51 ” (que mostraba la composición de doble hélice del ADN). Franklin ahora había fallecido.

Lehman fue la primera sismóloga en asegurar que el núcleo terrestre se distribuye en una sección sólida y otra líquida. Sus estudios sobre el núcleo de la Tierra, llamados «discontinuidad de Lehmann», se han publicado en un archivo popular como ‘P’ y asimismo probaron que la Tierra no es una esfera compacta y también inactiva, como se creía hasta ese instante . Usó los terremotos para corroborar su teoría.

Dorothy Crowfoot Hodgkin (1910-199

Dorothy fue una cristalógrafa que descubrió la composición de la insulina, la vitamina B12 y la composición de la penicilina. hallazgo dejó a desarrollar penicilinas el desarrollo de múltiples bacterias, salvando incontables vidas, además de esto, logró todo ello más allá de ser diagnosticada con artrosis reumatoide a los 24 años

Marie Curie ganó un Premio Nobel de Física en 1903, y otro mucho más Química en 1911, la primera y única mujer en ser honrada un par de veces, fue el reconocimiento por conocer, adjuntado con su marido Pierre, 2 nuevos elementos químicos en la mesa periódica: polonio y radio, un descubrimiento que abrió las puertas al avance de los rayos X.

Las mujeres del desarrollo de independencia en la República

En las últimas décadas del siglo XVIII, se causó una exclusiva visión de género auspicia da por la Ilustración y, más tarde, por el liberalismo del siglo XIX. Las mujeres estaban orientadas al marido ahora los hijos, debían cumplir a su aptitud su papel natural que era la maternidad y desplegarlo en el campo familiar, al tiempo que para los hombres se encontraba guardado el espacio público, donde la política, la guerra y la economía eran sus campos de acción por ser seres racionales. El peso de la Iglesia y la religión católica, las relaciones sociales coloniales, los valores de viejo régimen y la esclavitud estaban latentes y le prosiguieron tras la independencia. Por su parte, este desarrollo histórico abrió un espacio esencial de reconfiguración de los permisos de género y proporcionó a las mujeres un extenso margen de acción; no obstante, acabaron en un papel secundario o subordinado tras concluida la guerra.

A lo largo del desarrollo de independencia, participaron mujeres de diversa procedencia popular, económica, étnica y regional, y de distintas edades y posiciones políticas. Fueron mujeres indígenas, mestizas y de castas, criollas y peninsulares, tal como esclavas, liberas, plebeyas y aristócratas. La participación femenina en la independencia fue extensa, diferente y adoptó distintas facetas. Entre las revolucionarias resalta la figura de Micaela Bastidas en Cusco en 1780, adjuntado con muchas otras mujeres indígenas y mestizas que formaron parte de el alzamiento como Tomasa Tito Condemayta, Gregoria Apaza, Cecilia Túpac Amaru, Bartolina Sisa, etcétera. Entre aquéllas que se inmolaron por la patria, contamos el emblemático caso de María Parado de Bellido en Ayacucho en 1822, y hubo las que participaron de manera directa en las acciones militares como las hermanas María y también Higinia Toledo y su madre Cleofé Ramos en el valle del Mantaro en 1821 o, por esa temporada, Matiaza Rimachi en Chachapoyas y María Valdizán en Cerro de Pasco. Como conspiradoras y espías hay una extendida lista donde resalta Brígida Silva de Ochoa en Lima y quienes mandaron aclaraciones al general San Martín para elaborar la Expedición Libertadora. Asimismo estaban aquellas como Micaela Muñoz y Ostolaza que, adjuntado con Josefa Lacomba, elaboraron la primera bandera que se alzaron en la localidad de Trujillo, que proclamó su independencia en el último mes del año de 1820. Asimismo estuvieron las damas tanto de aristocracia como de la plebe, que hacían contribuciones económicas a la causa patriota, organizaban asambleas para debatir de política o manejaban la economía familiar en sepa de sus maridos. Estas acciones particulares o colectivas van a ser efectuadas por las mujeres en otros contextos bélicos, particularmente a lo largo de la Guerra del Pacífico de 1879.

Deja un comentario