medicina a que es devido la sesibilidad en la piel

La radiación del sol es molesto para la piel, de ahí que es tan esencial que usemos protectores solares todos los días. Una piel deteriorada por el sol es mucho más sensible a la acción de otras substancias irritantes.

El sudor, más que nada al practicar deporte, puede ser la causa de irritación. La humedad, los elementos del sudor y el roce debido al movimiento son una combinación dañina para la aparición de raspones y otras irritaciones.

Hormigueo, ardor, escozor, picor, roncas, enrojecimiento o descamación son los síntomas mucho más usuales.

El diagnóstico de piel sensible necesita atención dermatológica enfocada, ya que es simple confundir los síntomas con otras patologías como la dermatitis atópica, la rosácea o la dermatitis de contacto (“alergia cutánea”). El dermatólogo efectuará una historia clínica completa, tal como una exploración descriptiva que descarte estas nosologías.

El manejo y precaución de la piel sensible puede sospechar un genuino reto para dermatólogo y tolerante, puesto que es requisito primeramente detectar adecuadamente los estímulos que reproducen las afecciones en cada individuo para de este modo evitarlos. Además de esto, va a ser preciso continuar unas reglas básicas de cuidados para piel sensible. Pero esto va a ser objeto de otro articulo…

Todo comenzó con esa crema…

Frecuentemente, el relato de los pacientes empieza de esta forma. Analizamos mucho más de cerca la cuestión de los artículos tópicos que se aplican sobre la piel:

– Hay ciertos tratamientos dermatológicos que tienen la posibilidad de generar un incremento de reacción de la piel, si bien lo frecuente es que sea temporal. En esta categoría están el ácido retinoico, el ácido glicólico y la vitamina C. La mayor parte de ocasiones al remover estos artículos desaparecen las afecciones. – En otras ocasiones hay que a la utilización de productos cosméticos que poseen alcohol, propilenglicol u otras substancias que, en función de su concentración, tienen la posibilidad de accionar de manera aproximadamente molesto sobre una piel predispuesta. – Pero no es necesario olvidar una causa frecuente del fenómeno de la piel sensible: los corticoides tópicos. En el momento en que se utiliza cortisona por un tiempo prolongado, sobre todos y cada uno de los del conjunto llamados corticoides fluorados -que son mucho más fuertes- la piel se regresa mucho más frágil y enrojecida, realizando que después no se toleren la mayor parte de los productos cosméticos comunes. En estas situaciones es esencial suspender la cortisona -no sin sacrificios por el hecho de que la piel puede estar «habituada»- y buscar reequilibrarla y devolverle el espesor frecuente. – Los hombres acostumbran a relacionar los inconvenientes con artículos vinculados al afeitado.

Deja un comentario