Lo que funciona, lo que no funciona — Brown Emergency Medicine

DISCUSIÓN

Las moscas hembras ponen huevos deliberadamente en organismos vivos con el fin de desarrollar a sus crías. Los organismos vivos proporcionan una fuente de alimento para los gusanos en desarrollo. Pueden poner de 50 a 300 huevos a la vez. Estos huevos eclosionan entre 8 y 12 horas más tarde y alcanzan el crecimiento completo en aproximadamente 2 o 3 días (1,2). Pueden ocurrir múltiples tipos de miasis (infección con larvas de mosca). La miasis cutánea ocurre cuando una mosca excava debajo de la piel para poner sus huevos. Esto crea un pequeño nódulo o lesión que se asemeja a una picadura de insecto o una espinilla. Por lo general, hay un pequeño poro en el centro para que el gusano respire. Otro tipo de miasis es la miasis reptante, que es cuando el gusano se mueve por el cuerpo para encontrar un lugar para desarrollarse. Esto ocurre cuando el paciente se convierte en un huésped accidental, pero no adecuado, para el gusano. Desafortunadamente, este movimiento del gusano provoca una dolorosa sensación de «hormigueo» en el paciente. La miasis de herida es cuando el gusano pone huevos en carne en descomposición o llena de pus. La miasis accidental es la ingestión accidental de gusanos o huevos, lo que provoca náuseas, vómitos y malestar gastrointestinal. La miasis de la cavidad corporal es cuando los gusanos invaden los ojos, la nariz, la boca o los oídos. [1]. La miasis es más común en climas cálidos y países tropicales, así como en regiones rurales. Otros factores de riesgo incluyen diabetes, enfermedad arterial periférica, trastornos neurológicos, mala higiene personal, falta de vivienda o abuso de sustancias. Los sitios comunes para la miasis incluyen la cabeza, el cuello, el tronco y las extremidades inferiores. [3].

ADMINISTRACIÓN

Este paciente tenía miasis en la herida que requería la remoción de los gusanos antes de la admisión para el tratamiento de las úlceras necróticas y la celulitis circundante. La gestión incluyó dos pasos. Primero, se eliminaron los gusanos. En segundo lugar, los gusanos fueron contenidos y eliminados adecuadamente para no causar una infestación secundaria dentro del hospital. Hay informes de casos documentados mínimos que detallan la eliminación de gusanos de las heridas y describen el mejor enfoque. Elder et al. propone que una técnica segura para su extracción es utilizar el yankauer y la succión. Proponen que el médico primero succione los gusanos superficiales, lo que luego permitiría que emerjan los gusanos más profundos. Los gusanos se acumularían en el recipiente de succión para desecharlos de manera segura y contenida. [4]. Otros métodos propuestos incluyen verter agua estéril sobre los gusanos y recogerlos debajo del chorro de agua, sumergir la extremidad en agua estéril para que los gusanos se caigan o extraer los gusanos con fórceps. [5].

Se intentaron todos los métodos anteriores pero no lograron eliminar los gusanos del paciente en este caso. Cuando se intentó la técnica yankauer, los gusanos se atascaron en el tubo, nunca llegaron al recipiente y bloquearon cualquier poder de succión adicional. Ambos métodos de agua esterilizada no funcionaron porque los gusanos parecían aferrarse y el agua no los estorbaba. Además, los que estaban sumergidos simplemente se arrastraron hasta secarse. Por último, la idea de eliminar varios cientos de gusanos uno por uno con fórceps en un departamento de emergencias ocupado no era realista. En última instancia, los médicos en este caso descubrieron que verter peróxido de hidrógeno diluido sobre los gusanos y luego limpiar suavemente el área con una gasa era la mejor solución. Esto permitió que los gusanos se aturdieran y dejaran de excavar en el tejido el tiempo suficiente para eliminarlos fácilmente en grupos. Una vez que se eliminó la capa externa de gusanos, los más profundos emergieron de las úlceras y se repitieron los pasos del procedimiento antes mencionados. Luego, los gusanos se limpiaron en un contenedor para recolectarlos. Luego, el clínico vertió solidificador en el recipiente, que atrapó a los gusanos en la solución. Luego se colocaron en un contenedor sellado, luego en una bolsa cerrada y, finalmente, se desecharon adecuadamente sin causar una infestación. Nota: Este protocolo puede diferir en diferentes instalaciones, pero es lo que recomendó el control de infecciones en la institución en la que se trató a este paciente.

CONSLUSIÓN Y CONCLUSIONES

1. Existen muchas técnicas para la eliminación de gusanos en el departamento de emergencias.

2. En este caso, el equipo descubrió que aturdir a los gusanos con peróxido de hidrógeno antes de limpiarlos de la herida era el método más efectivo.

3. Consulte con el control de infecciones de su hospital para encontrar el protocolo para una eliminación segura.

Fuente del artículo

Deja un comentario