La orientación puede entrenar el cerebro y ayudar a combatir el deterioro cognitivo

El deporte de orientación, que se basa en el atletismo, las habilidades de navegación y la memoria, podría ser útil como intervención o medida preventiva para combatir el deterioro cognitivo relacionado con la demencia, según una nueva investigación de la Universidad McMaster.

Los investigadores plantearon la hipótesis de que las demandas físicas y cognitivas de la orientación, que integra el ejercicio con la navegación, pueden estimular partes del cerebro que nuestros antiguos ancestros usaban para cazar y recolectar. El cerebro evolucionó hace miles de años para adaptarse al entorno hostil mediante la creación de nuevas vías neuronales.

Esas mismas funciones cerebrales no son tan necesarias para la supervivencia hoy en día debido a las comodidades modernas, como las aplicaciones de GPS y los alimentos fácilmente disponibles. Los investigadores sugieren que es un caso de «úsalo o piérdelo».

«La vida moderna puede carecer de los desafíos cognitivos y físicos específicos que el cerebro necesita para prosperar», dice Jennifer Heisz, presidenta de investigación de Canadá en salud cerebral y envejecimiento en la Universidad McMaster, quien supervisó la investigación. «En ausencia de navegación activa, corremos el riesgo de perder esa arquitectura neuronal».

Heisz apunta a la enfermedad de Alzheimer, en la que la pérdida de la capacidad de orientarse es uno de los primeros síntomas y afecta a la mitad de las personas afectadas, incluso en la etapa más leve de la enfermedad.

En el estudio, publicado hoy en la revista Más unolos investigadores encuestaron a adultos sanos, con edades comprendidas entre los 18 y los 87 años, con diversos grados de experiencia en orientación (ninguna, intermedia, avanzada y élite).

Las personas que participan en la orientación informaron una mejor navegación espacial y memoria, lo que sugiere que agregar elementos de orientación en los entrenamientos regulares podría ser beneficioso a lo largo de la vida.

«Cuando se trata de entrenamiento cerebral, las demandas físicas y cognitivas de la orientación tienen el potencial de darte más por tu dinero en comparación con solo hacer ejercicio», dice la autora principal Emma Waddington, estudiante de posgrado en el Departamento de Kinesiología que diseñó el estudio. y es entrenador y miembro del equipo nacional de orientación.

El objetivo de la orientación es navegar corriendo lo más rápido posible por un territorio desconocido, encontrando una serie de puntos de control usando solo un mapa y una brújula. Los atletas más habilidosos deben cambiar eficientemente entre varias tareas mentales, tomando decisiones rápidas mientras se mueven por el terreno a un ritmo acelerado.

El deporte es único porque requiere una navegación activa mientras se realizan transiciones rápidas entre las partes del cerebro que procesan la información espacial de diferentes maneras. Por ejemplo, leer un mapa depende de una perspectiva en tercera persona relativa al entorno. Los orientadores deben traducir rápidamente esa información en relación con sus propias posiciones dentro del entorno, en tiempo real, mientras realizan el curso.

Es una habilidad que los sistemas GPS han creado a partir de la vida moderna, dicen los investigadores. Eso puede afectar no solo nuestra capacidad para navegar, sino también nuestro procesamiento espacial y nuestra memoria en general porque estas funciones cognitivas se basan en estructuras neuronales superpuestas.

Los investigadores sugieren que hay dos formas simples de incorporar más orientación en la vida diaria: apagar el GPS y usar un mapa para encontrar el camino cuando viaja y desafiarse a sí mismo, espacialmente, usando una nueva ruta para correr, caminar o andar en bicicleta. .

«La orientación es en gran medida un deporte para toda la vida. A menudo se pueden ver participantes de edades comprendidas entre los 6 y los 86 años participando en la orientación», dice Waddington. «Mi participación a largo plazo en este deporte me ha permitido comprender el proceso detrás del aprendizaje de las habilidades de navegación y me ha inspirado para investigar la singularidad de la orientación y la importancia científica que este deporte puede tener en la población que envejece», dice Waddington.

Fuente del artículo

Deja un comentario