haciendo posible el debate sobre la medicina basada en evidencias

Carta del Directivo de la Gaceta Argentina de Cardiología VOL 78 Nº. 5 / septiembre -octubre 2010

La medicina fundamentada en patentizas (MBE) es iniciativa el día de hoy como la manera “natural” de meditar y entrenar la medicina . Si bien fué cuestionada con razonamientos muy distintos (poco humanista, elitista, despreciativa de la experiencia, servible en el comercio de la salud, etcétera.), las críticas no han conmovido su composición. Nacida a inicios de la década de los noventa, la MBE es indudablemente el pensamiento dominante en la medicina de hoy. No obstante, cada vez percibimos con mayor claridad las inmensas distorsiones de la práctica médica y el llamado malestar en la medicina. Resulta conveniente pensar sobre las virtudes y restricciones de la MBE para contribuir al enfrentamiento sobre los valores de la medicina y su trascendencia…

Un comentario final sobre la falsa equidistancia

Vivimos tiempos en los que la corrección política nos transporta de manera regular a buscar el punto medio en áreas en las que este sencillamente no existe. Los cronistas son especialmente propensos a postrarse de esta forma frente a la ortodoxia ideológica. Por poner un ejemplo, un periodista experto en temas de salud que redacta un producto sobre la homeopatía podría enseñar de forma cuidadosa todos y cada uno de los datos sobre lo poco verosímil que es la lógica en que se fundamenta la homeopatía, y la carencia de pruebas que le atribuyan un valor consistente y replicable para el régimen de una patología. No obstante, obediente frente al espíritu de los tiempos del relativismo cultural, el periodista asimismo se sentiría obligado a equilibrar el artículo con información del «otro lado» –esto es, con citas de un homeópata que afirme que la ciencia no puede saberlo si bien su experiencia personal es más esencial que los datos científicos–. Evidentemente, esto sería justo si tenga existencia un «otro lado» razonable cuyos razonamientos tuviesen peso y substancia. Si, por contra, «el otro lado» no posee solidez semejante, esta insistencia en la estabilidad genera la impresión equivocada de que hay un enfrentamiento científico válido entre 2 hipótesis comparables, en el momento en que de todos modos la ciencia cerca de este tema hace bastante tiempo que es decidida. El enfrentamiento sobre si la Tierra es plana o esférica está tan concluido como el relacionado con la homeopatía y otras áreas de la medicina opción alternativa. Imagine que Nat Geo publicara un producto «equilibrante» el saber científico que existe con las críticas de un integrante de la Sociedad de la Tierra Plana. ¿Quién se lo tomaría seriamente? Y no obstante lo admitimos de forma regular en los debates sobre medicina opción alternativa.

Deja un comentario