Gingivitis | definicion de gingivitis

F. Medicina. Inflamación de las encías.

Se trata de una enfermedad no destructiva que causa la inflamación de las encías. La forma más común de gingivitis, y la forma más común de enfermedades periodontales en general, es en respuesta a las placas bacterianas que se adhieren a las superficies de los dientes, llamada gingivitis inducida por placa.

La mayoría de las formas de gingivitis son inducidas por la placa. También existen gingivitis inducidas por virus, bacterias, hongos, lesiones traumáticas, etc.

Mientras que algunos casos de gingivitis nunca progresan a periodontitis, la periodontitis siempre es precedida por la gingivitis.

La gingivitis es reversible con una buena higiene bucal; sin embargo, sin tratamiento, la gingivitis puede progresar a una periodontitis, en la que la inflamación de las encías provoca la destrucción de los tejidos y la reabsorción del hueso alrededor de los dientes. La periodontitis puede llevar finalmente a la pérdida de los dientes.

Gingivitis antes (arriba) y después (abajo) de un detallado desbridamiento (aseo) mecánico de los dientes.
Gingivitis antes (arriba) y después (abajo) de un detallado desbridamiento (aseo) mecánico de los dientes.

Signos y sintomas de gingivitis

Los síntomas de la gingivitis son algo inespecíficos y se manifiestan en el tejido de la encía como los signos clásicos de inflamación:

– Encías inflamadas
– Encias rojas o purpuras brillantes
– Las encías sensibles o dolorosas al tacto
– Encías sangrantes o sangrado después de cepillarse y/o usar hilo dental
– Mal aliento (halitosis)

Además, el punteado que normalmente existe en el tejido de la encía de algunos individuos a menudo desaparece y las encías pueden aparecer brillantes cuando el tejido de la encía se hincha y se estira sobre el tejido conectivo subyacente inflamado. La acumulación también puede emitir un olor desagradable. Cuando la encía está hinchada, el revestimiento epitelial de la hendidura gingival se ulcera y las encías sangran con mayor facilidad incluso con un cepillado suave y, especialmente, al utilizar hilo dental.

factores de riesgo

Entre los factores de riesgo asociados con la gingivitis se encuentran los siguientes:

– edad
– osteoporosis
– baja utilización de la atención odontológica
– mala higiene bucal
– una higiene oral demasiado agresiva como el cepillado con cerdas duras
– respiración bucal durante el sueño
– medicamentos y patologías que secan la boca
– fumar cigarrillos
– factores geneticos
– estrés
– problemas de salud mental como la depresion
– condiciones preexistentes como la diabetes

Prevención de la gingivitis

La gingivitis puede prevenirse mediante una higiene bucal regular que incluya el cepillado diario y el uso de hilo dental. También pueden emplearse colutorios de peróxido de hidrógeno, solución salina, alcohol o clorhexidina. En un estudio clínico realizado en 2004 se ha destacado el efecto beneficioso del peróxido de hidrógeno en la gingivitis. El uso de cepillos de tipo oscilatorio podría reducir el riesgo de gingivitis en comparación con el cepillado manual.

Los rigurosos programas de control de la placa junto con el raspado y curetaje periodontal también han demostrado ser útiles, aunque según la Asociación Dental Americana, el raspado periodontal y el alisado radicular se consideran un tratamiento para la enfermedad periodontal, no un tratamiento preventivo para la enfermedad periodontal. En una revisión de los datos de eficacia realizada en 1997, la Administración de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos (FDA) encontró pruebas claras que demostraron que la pasta de dientes que contenía triclosán era eficaz para prevenir la gingivitis.

Tratamientos para la gingivitis

El objetivo del tratamiento es eliminar la placa. La terapia tiene como objetivo la reducción de las bacterias orales y puede consistir en visitas periódicas a un profesional dental junto con un cuidado adecuado de la higiene bucal en el hogar. Así pues, varios de los métodos utilizados en la prevención de la gingivitis pueden utilizarse también para el tratamiento de la gingivitis manifiesta, como el raspado, el alisado radicular, el legrado, los lavados bucales que contienen clorhexidina o peróxido de hidrógeno y el uso de hilo dental. Los cepillos interdentales también ayudan a eliminar cualquier agente causal.

Los cepillos de dientes eléctricos funcionan mejor que los manuales para reducir la enfermedad.

Los ingredientes que «reducen la placa y muestran una reducción efectiva de la inflamación gingival a lo largo de un período de tiempo» son el triclosán, el digluconato de clorhexidina y una combinación de timol, mentol, eucaliptol y salicilato de metilo. Estos ingredientes se encuentran en la pasta de dientes y en el enjuague bucal. Durante mucho tiempo se perdió que el peróxido de hidrógeno era un agente adecuado de venta libre para tratar la gingivitis. Ha habido pruebas que demuestran el efecto positivo en el control de la gingivitis en el uso a corto plazo. Un estudio indica que el enjuague bucal a base de peróxido de hidrógeno fluorado puede eliminar las manchas de los dientes y reducir la gingivitis.

Basándose en una evidencia limitada, los enjuagues bucales con aceites esenciales también pueden ser útiles, ya que contienen ingredientes con propiedades antiinflamatorias, como el timol, el mentol y el eucaliptol.

Las bacterias que causan la gingivitis pueden ser controladas usando un irrigador oral diario con un enjuague bucal que contenga un antibiótico. La amoxicilina, cefalexina o minociclina en 500 gramos de un enjuague bucal de flúor sin alcohol es una mezcla efectiva.

En general, se ha demostrado que el cuidado intensivo de la higiene bucal mejora la salud gingival de las personas con diabetes de tipo 2 bien controlada. La destrucción periodontal también se ve frenada por el cuidado oral extensivo. El cuidado intensivo de la higiene oral (educación en salud oral más raspado supragingival) sin ninguna terapia periodontal mejora la salud gingival y puede prevenir la progresión de la gingivitis en la diabetes bien controlada.

Origen de la palabra: proviene del latín gingīva que significa «encía» y el sufijo -itis.
¿Que te ha parecido?

Deja un comentario