fotondel premio novel de fisiologia y medicina ramon y cajl

SANTIAGO RAMÓN Y CAJAL VIAJES, FOTOGRAFÍA Y MEMORIA (2012)

Ficha técnica: III Taller de Guion y Producción del Reportaje Científico, Facultad de Zaragoza / FECYT, 2012. Guion y realización Bea Martínez y Jesús Tramullas Saz. Profesorado del taller: Javier Calvo, Javier Estella y José Carlos Ruiz. Locución: María Salinas Fotografías auténticos: Santiago Ramón y Cajal Música: Gymnopedias núm. 1 y 2, Erik Satie / Swipesy, Scott Joplin Duración: 9 m Con la colaboración particular de Pedro Ramón y Cajal Abelló

Ramón y Cajal,padre de la medicina neurológica

Tras un periplo como médico castrense en el que participó en la campaña catalana contra los alzamientos carlistas y en la Guerra de Cuba, regresó a España en 1875 para volver como estaba del paludismo que contrajo en la isla. Su padre le persuadió a fin de que enseñara anatomía en la Facultad de La capital española. Fue allí donde descubrió su interés por la histología –el estudio de la composición y la composición de los tejidos–.

Ramon y Cajal recibió el premio Nobel por su «doctrina de la neurona» donde postulaba que estas células particulares son la base servible del sistema inquieto, siendo entidades genética y metabólicamente diferentes. Hasta el momento se pensaba que el sistema inquieto era un tejido conectado y que la teoría celular –que apareció en 1830– no era aplicable a esta una parte del cuerpo.

La fotografía, una afición que jamás abandonó

El flechazo instantáneo que padeció aquel estudiante por la fotografía continuó a lo largo de toda su historia. Décadas después, según recopila el neurocientífico José Ramón Alonso en su blog, Cajal charla de esta afición como «una pasión, prácticamente mitigada el día de hoy, cumplidos en los sesenta y cinco». Sus primeras vivencias en Huesca le llevaron, una vez terminada la carrera de Medicina y siendo capitán en la guerra de Cuba, a montar un pequeño laboratorio fotográfico con cajones y latas vacías en el ubicación de Vista Bella, donde asimismo cayó enfermo de malaria .

Tras regresar a España, el médico transformado en tolerante regresó a sus orígenes aragoneses para curarse absolutamente de las consecuencias que probablemente le dejó el paludismo. En las inmediaciones de Jaca (Huesca), entre el balneario de Panticosa y el monasterio de San Juan de la Peña, disfrutó de la fotografía a la que llegó a detallar como «el arte salvador». En el Legado Cajal, preservado en el Centro del mismo nombre y descuidado a lo largo de décadas por el Gobierno, se preservan mucho más de 2.773 recursos fotográficos, entre aquéllos que resaltan las placas de vidrio auténticos del propio Santiago y microfotografías efectuadas sobre preparaciones histológicas. Del total de imágenes archivadas, 1.349 fueron tomadas por nuestro Cajal, según un trabajo de investigación hecho por la documentalista Olga Górriz Arnanz.

Deja un comentario