el medico que solo sabe de medicina ni medicina sabe

José Letamendi fue un catedrático español de anatomía y nosología general, quien acuño la oración: “Quién solo sabe medicina, no medicina sabe”, mencionando que la medicina no es solo ciencia, sino por su material de trabajo debe tener una fuerte carga de humanismo, lo que, expresado en expresiones de nuestro profesor de la pediatría, dr. Alberto Serrano Galaviz, la medicina ha de ser «Ciencia, amor y arte».

Se piensa que un profesional de la medicina por el material de trabajo que maneja, ha de ser un científico de manera permanente actualizado con un sentido de humanismo encendrado, que significa apreciar al tolerante en su condición humana, lo que incuestionablemente supone solidaridad, generosidad, compasión y tolerancia; y de este modo pudiésemos realizar un paralelismo sobre la medicina fundamentada en la prueba pero sin desprenderlo de las características amor y arte, intentando de romper la malhacida dependencia de ciertos colegas que fundamentan su tarea día tras día en la tecnología, deshumanizando el trato con el enfermo y su ambiente familiar.

Esta oración que en tantas ocasiones nos es recordada a lo largo de nuestra capacitación por las salas de pregrado y estudio, es indudablemente entre las oraciones mucho más envueltas de sabiduría y de completa razón.

No obstante, en un sistema y sociedad como nuestra falta de app y de comprensión, en tanto que nos observamos metidos en un ámbito educativo donde prima la medicina fundamentada en la prueba, los últimos reportes de journals, las mucho más recientes guías de manejo de las primordiales sociedades científicas en todo el mundo, y valoramos a nuestros pares basados ​​en el saber del nombre del estudio doble ciego de tendencia.

Pero, por múltiples causas, ignoramos la mayor parte de los fenómenos que suceden en salud junto a nosotros, no conocemos la verdad popular y política que perjudica a nuestro períodico accionar y que podría ejercer un mayor efecto para la población de lo que es que individualmente podríamos lograr.

Oraciones insignes de médicos

  • Quien solo sabe medicina, ni medicina sabe. (José de Letamendi)
  • El médico no puede sanar bien sin tener presente al enfermo. (Séneca)
  • El más destacable médico es el que conoce la inutilidad de la mayoría de las medicinas. (Benjamin Franklin)
  • El médico ha de ser el ayudar de la naturaleza, no su enemigo. (Paraceles)
  • Procede torpemente el hombre enfermo que nombra heredero a su médico. (Publi Sirio)
  • El más destacable médico de todo el mundo es el veterinario: él no puede preguntar a los pacientes qué les pasa. Sencillamente, debe saberlo. (Will Rogers)
  • El médico que no comprende de ánimas no comprenderá cuerpos. (José Narosky)
  • Los más destacados médicos de todo el mundo son: el doctor dieta, el doctor reposo y el doctor alegría. (Jonathan Swift)
  • Un médico no recibe ningún exitación de la salud de sus amigos. (Montaigne)
  • Prácticamente todos los médicos tienen su patología preferida. (Henry Fielding)
  • Los médicos como la cerveza, mejor cuanto mucho más viejos. (Thomas Fuller).
  • Solo el médico y el dramaturgo disfrutan del extraño privilegio de cobrar las inquietudes que nos dan. (Santiago Ramón Y Cajal)
  • Lo antes posible se aparte a los pacientes de la predominación deprimente del hospital, mucho más rápida va a ser su convalecencia. (Hables H. Mayo)
  • El avance de la medicina nos depara el objetivo de aquella temporada liberal donde el hombre todavía podía fallecer de lo que deseaba. (Stanislaw Jerzy Lec).
  • Adondequiera que se quiere el arte de la medicina se quiere asimismo a la raza humana. (Platón).

Deja un comentario