Consejos de expertos para el cuidado del pie diabético // Centro de pie y tobillo de Texas

Complicaciones comunes del cuidado del pie diabético

La falta de un control adecuado de los niveles de azúcar en la sangre tiene efectos desastrosos en los pies de los pacientes. El primer impedimento probable es la reducción de la circulación sanguínea en los pies. El cuerpo humano tiene un sistema bien protegido y regulado que controla la circulación sanguínea. Con el tiempo, los poros de sangre pueden obstruirse con depósitos de grasa, colesterol y productos de desecho. Como resultado, el acceso del paciente a nutrientes vitales puede afectar la liberación de anticuerpos capaces de mantener alejadas las infecciones.

La otra complicación común es la neuropatía, que es causada por una circulación sanguínea deficiente y provoca daños en los nervios. Los nervios dañados pueden provocar sensaciones como hormigueo, ardor, entumecimiento y dolor agudo. Además, la pérdida de sensibilidad puede conducir a cortes apenas perceptibles, que pronto pueden transgredir a úlceras diabéticas en toda regla.

Si se le diagnostica diabetes, incorpore pronto esta útil y fácil rutina de cuidado de los pies para la diabetes que se muestra a continuación para disfrutar de una mejor vida.

Examine sus pies diariamente

Acostúmbrese a inspeccionar sus pies todos los días antes de acostarse o ducharse. Además, invierta en un espejo para obtener el mejor ángulo y compruebe si hay verrugas, cortes, dedos encarnados, decoloración de la piel o callos. Si nota algo inusual, busque ayuda profesional de inmediato.

Bañe los pies en agua tibia y séquelos bien

Un remojo suave en agua tibia reduce las posibilidades de infecciones y ayuda a curar las heridas. Seque con palmaditas entre los dedos de los pies para evitar la acumulación de humedad. Incluso puede agregar sal de Epsom para ayudar con numerosas condiciones.

Sé gentil

La higiene simple juega un papel vital en el cuidado de los pies para los diabéticos. No hay necesidad de adoptar medidas exageradas o agresivas que puedan causar más daño.

Hidratar pero no entre los dedos de los pies

La hidratación evita que los pies se agrieten o se sequen. Desafortunadamente, el exceso de humedad entre los dedos de los pies puede aumentar las posibilidades de infecciones por hongos. Si aplica loción después del baño, nuevamente asegúrese de secarse bien los pies y comience con el talón trabajando hasta los dedos con la loción para evitar que se acumule entre los dedos.

Fuente del artículo

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario