Conjuntivitis | definicion de conjuntivitis

Inflamación de la mucosa delgada que recupera la porción anterior del ojo y tapiza los prpados. La inflamación de esta mucosa, llamada conjuntiva, puede deberse a agentes extraos irritantes, por ejemplo el humo, oa enfermedades infecciosas, como el tracoma (v. Tracoma). Los sntomas varan segn el tipo e intensidad de la inflamacin y oscilan entre una ligera sensacin de quemazn o estorbo en el ojo y un intenso dolor, acompaado de fiebre y supuracin.

La conjuntivitis catarral simple ocurre tanto en el niño como en el adulto; con frecuencia aparece después de soportar agentes irritantes como viento, polvo, humo y luz intensa; a veces acompaña o sigue a infecciones de otras regiones del organismo, como sarampin, resfriado comn o fiebre del heno, y suele curar en una o dos semanas.

La conjuntivitis aguda epidmica es un tipo de conjuntivitis extremadamente contagiosa, al parecer producida por el neumococo (v. Neumona, Causa) y el bacilo de Koch-Weeks, microorganismo frecuentemente asociado a la gripe; esta enfermedad es muy corriente, tanto en el niño como en el adulto, especialmente en primavera y otoo.

La conjuntivitis purulenta tiene dos formas clínicas de presentación: la oftalma neonatorum o conjuntivitis del recién nacido y la conjuntivitis purulenta del adulto. Las dos formas, en general, se deben al gonococo (v. Blenorragia), pero en algún caso están originadas por el neumococo o el estreptococo (v. Estreptococo). La conjuntivitis purulenta es la variedad más peligrosa porque con frecuencia se complica con ulceración de la crnea que puede derivar en dao grave para el ojo e incluso conducir a la ceguera (v. Crnea). La profilaxis es lo más importante. La instalación de gotas antispticas en el ojo del recién nacido es práctica obligada e imprescindible. En el adulto es imperativa la máxima limpieza y precaución a fin de evitar la difusión de la enfermedad.

Los principios del tratamiento de todas las conjuntivitis son en esencia los mismos. Los ojos se lavarán con soluciones calmantes mediante baños oculares o instilaciones y se administrarán sulfamidas en aplicación local o por vía oral (v. Sulfamidas). Todo el equipo de tratamiento se limpiará escrupulosamente. Los vendajes o gasas para cubrir el ojo no acostumbran a emplearse porque dificultan la libre supuración. Para evitar que se formen adherencias se engrasan los prpados y se mantenga limpias las pestaas. El tratamiento persigue principalmente la limitación de la enfermedad, con lo que se evitan mayores daños en el ojo y el contagio a otros individuos.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario