¿Cómo saber si lo tuyo es la medicina?

La medicina es un campo difícil y no todo el mundo está hecho para ella. Pero eso no significa que no puedas encontrar tu vocación en la medicina si te lo tomas en serio.

DALL·E 2022 11 06 11.44.51 medicina

Estos son algunos indicios de que puedes ser idóneo para esta carrera:

Puedes manejar el equilibrio.

Hay que saber hacer malabarismos con muchas materias diferentes. La medicina exige aprender todo tipo de cosas, desde anatomía y fisiología hasta psicología, microbiología y farmacología. Tienes que ser capaz de equilibrar tus propias necesidades con las de los demás. No se trata sólo de lo que tú quieres: también tienes que pensar en la experiencia del paciente, en los deseos de su familia y en las implicaciones éticas de lo que haces. Además, si metes la pata de alguna manera (lo que ocurre), puede haber graves consecuencias para los pacientes o sus familias, ¡o incluso para ti mismo!

Puedes manejar cosas normales.

Si eres capaz de hablar de cosas normales y no tener miedo de ellas, es una buena señal. También deberías ser capaz de manejar a las personas que hacen cosas normales. Por ejemplo: si hay una persona normal en tu vida y te cuenta algo sobre lo que hizo anoche/hoy/lo que sea, es posible que haya hecho algo normal. Si esto sucede y tiene sentido para ti (probablemente no hicieron nada demasiado impactante), entonces significa que estar rodeado de gente normal no te molesta ni te asusta en absoluto. Eso es definitivamente una señal de que la medicina es adecuada para ti.

Lo mismo ocurre con el propio mundo que es «normal». ¡Si alguien menciona el tiempo que hace fuera o cualquier otra parte de la naturaleza sin que parezca que se está burlando de alguien que vive cerca (como diciendo algo como «¡He oído que tenemos otra sequía!»), entonces significa que estar cerca de la naturaleza tampoco le asusta ni le molesta! De nuevo: otra señal muy positiva para convertirse en médico algún día

Eres compasivo.

Si estás considerando la carrera de medicina, es probable que ya sientas cierta compasión por tus semejantes. No se sentiría atraído por esta carrera si no se preocupara por los demás, y ésta suele ser una cualidad que hace a los grandes médicos.

Si tienes alguna experiencia trabajando con pacientes en otras funciones (enfermera, terapeuta), esto será un indicador de si la medicina es o no adecuada para ti. Si te gusta trabajar con personas enfermas y ayudarlas a sentirse mejor, puede que ser médico se adapte bien a tu temperamento.

También es importante tener en cuenta que la medicina no consiste sólo en dispensar pastillas; también hay que asesorar, lo que requiere compasión y empatía por parte de ambas partes: el paciente y su médico.

Eres impulsivo y disciplinado

Para ser un buen médico, tienes que ser capaz de tomar una decisión y mantenerla. También debes ser lo suficientemente disciplinado para estudiar y hacer tus deberes. Y si no tienes la impulsividad necesaria para salir al mundo y probar cosas nuevas, puede que la medicina no sea para ti.

Te gustan los retos

Si le gustan los retos y hacer cosas que nadie ha hecho antes, la medicina puede ser lo suyo. La medicina está en constante cambio y se encuentran nuevos problemas todo el tiempo. Esto significa que siempre hay algo que aprender y resolver.

Si se te da bien pensar en problemas complejos, entender cómo funcionan y cómo encajan en un panorama más amplio, entonces la medicina puede ser lo tuyo. A mí siempre me han interesado la biología y la ciencia porque se me daba bien resolver problemas, y cuando llegó el momento de solicitar el ingreso en la universidad, me di cuenta de que ser médico me permitiría seguir haciendo lo que más me gustaba: ¡resolver problemas!

No todo el mundo está hecho para la medicina, pero hay personas que se desenvuelven bien en este campo.

No todo el mundo está hecho para la medicina, pero hay personas a las que les va bien en este campo. Para tener éxito como médico, debes ser capaz de manejar el estrés y no dejar que te afecte. Hay que saber trabajar con la gente y entender sus problemas, sean cuales sean. Por último, debes tener la capacidad de manejar la presión y la responsabilidad en todo momento.

Conclusión

Así que, si te preguntas si la medicina es lo tuyo, recuerda que no es para todo el mundo. Pero si lo es, te encontrarás en un lugar en el que puedes hacer mucho bien a los demás y sentirte muy bien por ello. Hay muchos retos y recompensas ahí fuera esperando a gente como nosotros; nos llevará algún tiempo, pero al final lo conseguiremos.

Deja un comentario