cocina segun las estaciones del año en medicina tradicional china

Revela exactamente en qué radica la primavera según la medicina china clásico y ciertas recetas espectaculares para hacer.

La naturaleza fría y ardiente de los alimentos

El calabacín amargo que consumen los chinos en verano, exactamente la misma el ruibarbo, son plantas de naturaleza fría, con lo que sí se usa para batallar el calor.

El té y el café, en cambio, son de naturaleza ardiente, con lo que su función es activadora, incitante. O sea, que aportan calor –energía Yang– al cuerpo y no son convenientes en especial en verano.

La comida como medicina en el día a día

Hay bastante que estudiar en lo que se refiere a la medicina china y su relación con los cinco elementos, pero aun incorporando solo bastantes conceptos básicos en tu vida diaria puedes hallar cambios en tu salud. La lección primordial aquí es ver el cuerpo y sus patrones, para estudiar lo que precisa y localizar la estabilidad. Ciertas ideas sencillos son: si te sientes febril come pepinos, ya que son refrescantes. Si te sientes hinchado o tienes edema, disminuye el consumo de sal. De todos modos, las prácticas son muy básicas, e inclusive muchas son consejos que nos daban nuestras abuelas.

Si deseas reforzar en la terapia dietética china, te invito a que vayas a un practicante de medicina china o acupuntor. En la solicitud lograras conocer particularmente los patrones de tu constitución y condición de hoy. Obtendrás una lectura que refleja los desequilibrios que padeces en relación a los cinco elementos (fuego, tierra, metal, agua, madera) o sistemas de órganos (corazón/intestino angosto, bazo/estómago, pulmón/intestino abultado, riñón/bufeta, hígado / vesícula biliar).

¡Todos nosotros va a pensar en estos instantes en sus opciones!

En lo que se refiere a los sabores y su relación, les puedo refererir unos cuantos argumentos hipotéticos para ejemplificar: en el momento en que desarrollamos un labor que requiere intelecto o estudiamos el cerebro incrementa su actividad y nos gusta frecuentemente comer algo dulce mientras que efectuamos este género de tareas. La explicación es que el cerebro consume el 80% de la glucosa que producimos y el Páncreas, como entendemos, tiene una angosta relación con el azúcar de nuestro cuerpo.

Los cítricos tienen características colagogas, esto es, impulsan el vaciamiento de la vesícula biliar que es el órgano solicitado de vaciar la bilis para asistir con la digestión de las grasas. Por consiguiente, una pobre actividad de este órgano podría vincularse al apetito por el gusto ácido (lo que logramos hallar por servirnos de un ejemplo en frutas como el pomelo, el limón o las naranjas).

Deja un comentario