cloruro de sodio en medicina como medicamento para la tensión

El cloruro de sodio (NaCl), generalmente popular como sal, pertence a los minerales mucho más rebosantes de la Tierra y un nutriente fundamental para bastantes animales y plantas. Está de manera natural en el agua de mar y en formaciones pedregosas subterráneas.

Resumen

No se sabe el papel del anioncloruro en los efectos deletéreos del consumo elevado de sal (NaCl) sobre la presión arterial sistólica (PAS), la función renal y los marcadores de agobio oxidativo a nivel renal y si sus efectos son independientes de la presencia del sodio. Ratas Wistar macho fueron divididas en 4 conjuntos experimentales, que han recibido las próximas dietas a lo largo de tres semanas: C: control; NaCl: hipersódica-hiperclórica; Na: hipersódica sin cloruro; Cl: hiperclórica sin sodio. Tanto la sobrecarga de sodio como la de cloruros se asocian a un mayor estado oxidativo, mostrado por un aumento en la peroxidación lipídica (producción de TBARS) en corteza renal. No obstante, solo el exceso de cloruros se asoció a una mayor actividad de glutatión peroxidasa, sin cambios en la excreción urinaria de cloruros, insinuando un estado prooxidante renal mayor que el conjunto Na y con mayores escenarios de presión arterial.

La gente con hipertensión arterial forman un conjunto de mayor peligro para desarrollar síntomas graves por COVID- Frente a la sospecha de que la medicación antihipertensiva les hiciese mucho más atacables al virus, las primordiales sociedades de cardiología de todo el mundo reafirman la necesidad de proseguir con los tratamientos farmacológicos.

médico

Las indagaciones médicas señalan que la hipertensión arterial es una condición preexistente recurrente entre la gente que desarrollan cuadros graves del nuevo coronavirus. Se ha comprobado que la gente que sufren COVID-19 en combinación con otras patologías tienen mayor posibilidad de adversidades.

La tasa de mortalidad del brote en Wuhan, China, alcanzó el diez,5% en la situacion de patología cardiovascular, al 7,3% con diabetes, 6,3% con cuadros respiratorios, 6% con hipertensión y 5,6% con cáncer.

RESULTADOS

Las tablas 1 y 2 recogen el contenido de sodio de los fármacos efervescentes mucho más precriptos en los diez CAP del SAP donde se efectuó el estudio.

Un 7,7% de pacientes hipertensos del grupo del SAP estaban tratados con estos fármacos, presentando una extensa variabilidad entre centros (5,4%-9,9%) (figura 1). Los conjuntos de estudio fueron homogéneos (tabla 3). En el conjunto exposición hubo un aumento de la PA que resultó ser estadísticamente importante solo en la situacion de la PAS (tabla 4). En cambio, en la comparación entre conjuntos de las diferencias de PA entre los periodos pre y articulo, se observaron diferencias importantes tanto en la PAS como en la PAD (p

Deja un comentario