Causas, Síntomas, Tratamiento y Ejercicios

La pelvis es la parte inferior del tronco situada en la base de la columna vertebral. El esqueleto pélvico está formado por el sacro, el cóccix, el isquion, el ilion y el pubis. Una fractura pélvica es una ruptura de las estructuras óseas de la pelvis. Las fracturas pélvicas pueden variar en gravedad desde una lesión relativamente menor hasta una amenaza para la vida. A menudo se describen como «estables» o «inestables» en función de cuánto daño se haya producido en la integridad estructural del esqueleto óseo. El diagnóstico de una fractura pélvica se realizará principalmente mediante imágenes médicas.

¿Qué puede causar una fractura de la pelvis?

Una fractura pélvica puede ocurrir por un impacto bajo/fuerza de trauma mínima o por un impacto de alta energía/gran fuerza. Las fracturas que ocurren por un traumatismo mínimo, como una caída baja o una actividad rutinaria, tienden a ocurrir en personas mayores cuyos huesos se han debilitado debido a la osteoporosis (insuficiencia ósea). Estas lesiones suelen ser fracturas estables que no dañan la integridad estructural de la pelvis. Una fractura pélvica también puede ser el resultado de una fuerza de alta energía, como la generada durante una colisión entre un automóvil y una motocicleta, una caída desde una altura significativa o un accidente por aplastamiento. Según la dirección y la magnitud de la fuerza, estas lesiones pueden alterar la integridad estructural de la pelvis y pueden requerir tratamiento quirúrgico.

Una fractura pélvica también puede ocurrir cuando una pequeña pieza de hueso unida a un tendón o ligamento se separa de la parte principal del hueso. Este tipo de fractura se llama fractura por avulsión y es más común en los atletas.

¿Cómo pueden ayudar la fisioterapia, la quiropráctica y/o la masoterapia con una fractura pélvica?

La fisioterapia es una parte importante de la rehabilitación tanto en fracturas pélvicas de bajo impacto como de alto impacto. El monto de la rehabilitación depende de si la fractura es estable o inestable. Las fracturas estables generalmente se manejan con cuidado conservador que incluye descanso, control del dolor y fisioterapia, quiropráctica y terapia de masajes. Las fracturas inestables pueden necesitar ser reparadas mediante tratamiento quirúrgico. Después de la operación, cuando sea posible, la movilización temprana es muy importante porque la inmovilización prolongada puede provocar muchas complicaciones. Los objetivos de la fisioterapia deben proporcionar al paciente un retorno óptimo a la función y facilidad con las actividades de la vida diaria. La rehabilitación se centrará en mejorar el nivel de dolor, la fuerza, la flexibilidad, la velocidad de curación y el movimiento de la cadera, la columna vertebral y las extremidades inferiores. El entrenamiento de la movilidad es útil para recuperar el rango de movimiento de la cadera, la pelvis y la columna lumbar después de un período de inmovilización. El reentrenamiento de la marcha puede requerir que el fisioterapeuta o el quiropráctico prescriban una ayuda para caminar que, idealmente, se reducirá gradualmente a medida que mejore la fuerza. El entrenamiento del equilibrio y la propiocepción también deben incluirse en el programa de rehabilitación. El entrenamiento de resistencia debe ser progresivo para mejorar la fuerza muscular en el núcleo y las extremidades inferiores. Otro objetivo importante de la fisioterapia y la atención quiropráctica debe ser acortar el tiempo necesario para volver a la actividad y al deporte. Es importante que un fisioterapeuta, un quiropráctico o un masajista evalúen su lesión lo antes posible para comenzar el proceso de rehabilitación y recibir información sobre posibles modificaciones en el estilo de vida.

¿Qué se debe evitar con una fractura pélvica?

Dependiendo de la gravedad de la fractura pélvica y de si es estable o inestable, se le puede recomendar que evite diferentes actividades. Es posible que sea necesario ajustar el estado de soporte de peso con una fractura inestable. Según su evaluación posterior a la lesión, su fisioterapeuta, quiropráctico o masajista le darán recomendaciones sobre lo que debe evitar. Se aconseja evitar la actividad física y el deporte que pueden ser perjudiciales y retrasar la curación de la fractura. La vuelta al deporte demasiado pronto puede provocar una cicatrización tardía o deficiente del lugar de la fractura o lesiones crónicas y ser perjudicial para la recuperación. Tampoco se recomienda empujar a través del dolor y correr el riesgo de dañar más la pelvis.

¿Cuánto tiempo lleva recuperarse de una fractura pélvica?

El tipo y la gravedad de la fractura pélvica determinarán la duración de la recuperación y el tratamiento médico. Si la fractura es inestable, lo más probable es que sea necesaria una cirugía. El tratamiento y manejo de cada paciente requiere un plan individualizado basado en una evaluación cuidadosa y exhaustiva. Es importante contar con una evaluación por parte de un profesional de la salud calificado para recibir la orientación y el tratamiento adecuados para acelerar el proceso de recuperación. Si se requiere cirugía, la mayoría de los protocolos quirúrgicos sugieren la terapia continua hasta que el rango de movimiento y las ganancias de fuerza se hayan estabilizado o si el cliente ha regresado a las actividades normales de la vida diaria y las demandas ocupacionales.

¿Cuáles son los ejercicios para el hogar seguro que puedo hacer después de una fractura pélvica?

En pacientes con tratamiento quirúrgico se iniciará la fisioterapia con entrenamiento de pequeños movimientos, transferencias y entrenamiento físico. La fisioterapia comenzará con ejercicios sin carga de peso. Solo cuando la fractura es lo suficientemente estable, se pueden iniciar ejercicios de soporte de peso y se volverán más desafiantes.

Los siguientes ejercicios pueden comenzar temprano en el proceso de rehabilitación. El número de repeticiones y pautas puede variar con cada paciente. Los ejercicios variarán en dificultad según la gravedad de la fractura pélvica. Consulte con uno de nuestros fisioterapeutas pélvicos antes de comenzar la atención, ya que cada plan será diferente.

Bombas de tobillo:

bombas de tobillo

Contracción de cuádriceps

contracción de quads

Extensión de la rodilla acostado

extensión de rodilla

Extensión de rodilla en sedestación (con/sin resistencia)

extensión de rodilla al sentarse

Abducción de la cadera

abducción de cadera

Referencias:

  1. Melton LJ 3rd, Sampson JM, Morrey BF, Ilstrup D. Características epidemiológicas de las fracturas pélvicas. Clin Orthop. 1981 marzo-abr. (155):43-7.
  2. Ooi, Chee Kheong, et al. “Pacientes con fractura pélvica: ¿qué factores se asocian con la mortalidad?” Revista internacional de medicina de emergencia 3.4 (2010): 299-304.

Fuente del artículo

Deja un comentario