avanços en la medicina en el segle xix a espanya

La medicina logró un avance destacable en el siglo XX, tal es así que el día de hoy es viable impedir la aparición de muchas patologías que antes eran tan usuales, sanar otras que antes eran insanables, proveer alivio aproximadamente satisfactorio a esos pacientes a los que todavía no tienen la posibilidad de curarse, y eludir muchas muertes que antes eran prematuras o ineludibles. No obstante, asimismo en este siglo han surgido o se han exacerbado ciertos inconvenientes que hacen bien difícil el ingreso de enormes ámbitos de la población a los cuidados médicos que necesitan. El cómputo de la medicina a lo largo del siglo que viene a finalizar debe integrar tanto los puntos positivos de su avance como esos que interfieren con el placer de las ventajas potenciales. Este cómputo puede procurarse enfocando las transformaciones de la medicina desde 4 ángulos que de entrada semejan distintas pero que conforme avanza el análisis está que están íntimamente relacionados entre sí. Estos 4 puntos de la medicina en nuestro siglo son el científico, el tecnológico, el popular y el económico.

El avance científico de la medicina

Adelantos de la medicina (1800-

1800 Sir Humphry Davy comunica las características anestésicas del , el gas como anestésico hasta prácticamente después

1816 René Laennec inventa el estetoscopio

Las ciencias médicas en la España del siglo XIX

expuesto las causas de la división en periodos de la actividad científica en España ochocentista Según López Piñero se distinguen tres periodos (López Piñero, 1992)

1) un “intérvalo de tiempo de catástrofe”, donde sucedió la guerra del Francés y el reinado de Fernando VII (1809-1833), en que el pensamiento ilustrado se fragmenta, apareciendo 2 reacciones contrapuestas: por una parte, los que rechazan la renovación y la apertura en el extranjero.

ambulancia

Por otro, los incondicionales de la europeización en el contexto de la política francesa postrevolucionaria de Napoleón, los afrancesados, y los que aseguraron la independencia política nacional, los liberales. La mayor parte de los médicos españoles abrazarían es última opción. La persecución o el exilio condujo a un grave déficit de médicos que los gobiernos absolutistas procuraron mitigar con la concesión de atribuciones facultativas a titulados de segundo rango. Por ejemplo titulaciones que cohabitaban estaban las de cirujano romancista y la de sanguinolento, siendo los Institutos de Cirugía los responsables de efectuar los exámenes. De este modo podemos encontrar que para la Real Cedula de 1804 los cirujanos latinos debían cursar en el Instituto cinco años de estudio, al paso que los solicitantes a sangradores debían efectuar prácticas cuando menos a lo largo de tres años con un cirujano, que emitiría un certificado aspirante pudiese efectuar el examen. De esta manera, los cirujanos romancistas podían efectuar todas y cada una de las operaciones incluyendo las sangrías, si bien no podían recetar medicaciones “internas” a las patologías mixtas o internas.

Deja un comentario