articulo de opinion scomparando la medicina tradional con la homopatia

J.V. San Sebastián | viernes, 23 de junio de 2017 h |

Múltiples estudios completados en el mundo entero vienen a probar la efectividad de la homeopatía. Peter Fisher, directivo de investigación y médico en el Royal London Hospital for Integrative Medicine (RLHIM) de Londres, médico de la Reina Isabel II y integrante de la asesoría de especialistas de la Organización Mundial de la Salud en medicina clásica y complementaria, efectúa una ojeada de todos ellos, tras la I Día sobre Patentizas Científicas en Homeopatía.

Teorías de la conspiración

Las cosmovisiones irracionales acostumbran a integrar un notable ingrediente de paranoia. Tenemos la posibilidad de determinar una teoría de la conspiración como una creencia poco informada que asigna la causa última de un hecho o la ocultación de un hecho al público general a una trama segrega, ilegal y malintencionada tramada conjuntamente por varios agentes. Este género de teorías y complejos persecutorios son la manera preferida de ciertos DMA de argumentar por qué razón la medicina usual prosigue ignorando su aproximación alumbrada a la atención sanitaria. Los DMA aseguran, con una regularidad eficaz, que hay fuerzas escondes que refrenan su consagrada sabiduría. La industria farmacéutica –Big Pharma– está implicada en la mayor parte de las situaciones como el primordial villano. Esta malvada trama supone que la industria farmacéutica sabotea de forma sistemática la medicina opción alternativa pues, si el auténtico valor de la medicina opción alternativa fuera del dominio público, perdería un fluído importante de provecho. Las conspiraciones son habituales del negacionismo científico. Por servirnos de un ejemplo, el escepticismo sobre las vacunas o el vih tiene un enorme ingrediente conspirativo (Jolley y Douglas, 2014; Lewandowsky, Gignac y Oberauer, 2013).

Naturalmente, hay conspiraciones reales, pero esta interpretación de los hechos se regresa en un grave problema en el momento en que se transforma en una cosmovisión desadaptativa (Dagnall, Drinkwater, Parker, Denovan y Parton, 2012) , y los DMA jamás consiguen dar patentizas contundentes para justificarla. Varios campos de la industria farmacéutica solamente se ven damnificados por la industria de la medicina opción alternativa. Otros campos procuran maneras de sacar beneficio, por servirnos de un ejemplo, comercializando suplementos dietéticos «naturales». Al lado del archivillán Big Pharma, frecuenta mostrarse como segundo enemigo la profesión médica. Se apunta a los oncólogos particularmente como maquinadores malévolos que aplastan obcecados cualquier «precaución» alterno para el cáncer. No obstante, cualquier oncólogo estaría encantado de poder ingresar a tratamientos mucho más efectivos contra el cáncer, con independencia de su origen en el campo de la medicina opción alternativa o en otro.

Deja un comentario