Apolipoproteína B (apoB), ¿el mejor marcador para predecir el riesgo cardiovascular?

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Un artículo científico publicado recientemente muestra que medir los niveles de colesterol en la sangre puede no ser una herramienta óptima para predecir el riesgo de eventos cardiovasculares (1). El estudio es especialmente importante porque nuestra confianza en el colesterol, el colesterol LDL (LDL-C) en particular, ha sido bastante constante durante mucho tiempo.

¿Cuál es el mejor marcador de lípidos para predecir el riesgo de enfermedad cardíaca?
El atrapamiento de partículas de lipoproteínas que contienen apoB dentro de la pared arterial es una causa principal de aterosclerosis.

El artículo, publicado por Marston y colaboradores, subraya la importancia de las lipoproteínas que contienen apolipoproteína B (apoB) y su papel clave en el desarrollo de la enfermedad cardíaca aterosclerótica. El estudio muestra que el riesgo de infarto de miocardio (ataque cardíaco) se refleja mejor en el número de partículas que contienen apoB, independientemente de su contenido de colesterol o triglicéridos.

Seguramente, sabemos desde hace décadas que existe una asociación entre los niveles circulantes de colesterol y el riesgo cardiovascular. Numerosos estudios han demostrado una fuerte correlación entre LDL-C y el riesgo de enfermedad coronaria (2,3,4,5). Además, se ha demostrado que los medicamentos para reducir el colesterol mejoran la salud cardiovascular (6).

Por lo tanto, hemos llegado a creer que siempre debemos apuntar a reducir el LDL-C, ya sea mediante medidas dietéticas o mediante tratamiento farmacológico (7). Nuestro progreso, o la falta de él, podría entonces comprobarse simplemente comprobando las cifras de colesterol.

Sin embargo, como he señalado en varias publicaciones de blog a lo largo de los años, depender del LDL-C para predecir el riesgo cardiovascular tiene muchos inconvenientes (7,8,9).

Desafortunadamente, el modelo de colesterol profundamente arraigado y simplificado de la enfermedad cardíaca a menudo nos lleva fuera del objetivo y con frecuencia promueve conclusiones erróneas. Por lo tanto, el estudio de Marston y colaboradores es de gran importancia.

Apolipoproteína B y colesterol: el transportista y la carga

El colesterol es una sustancia esencial para el cuerpo humano. Nuestro hígado genera constantemente colesterol. Se cree que solo alrededor del 20 por ciento del colesterol en nuestro torrente sanguíneo proviene de los alimentos que comemos, el resto lo produce el hígado. (10).

Para poder llegar a las células y órganos, el colesterol tiene que ser transportado en la circulación. Sin embargo, dado que el colesterol es una grasa, no puede viajar por sí solo en el torrente sanguíneo,

El cuerpo resuelve el problema empaquetando el colesterol junto con proteínas (apolipoproteínas) que funcionan como transportadores, transportando importantes moléculas de colesterol a las células del cuerpo. Estas combinaciones de grasas y proteínas se denominan lipoproteínas.

Las apolipoproteínas son los transportadores mientras que el colesterol es la carga.

Diferentes lipoproteínas contienen diferentes tipos de apolipoproteínas. El tipo de apolipoproteína presente determina la estructura y función de la lipoproteína.

Hay varias clases de apolipoproteínas y muchas subclases (11).

La cantidad (masa) de colesterol en cada partícula de lipoproteína es variable. Por ejemplo, algunas partículas de LDL transportan pequeñas cantidades de colesterol mientras que otras partículas transportan grandes cantidades. De ahí la diferencia entre partículas pequeñas y grandes.

Partículas de lipoproteínas aterogénicas

Hay seis tipos principales de lipoproteínas; quilomicrones, lipoproteína de muy baja densidad (VLDL), lipoproteína de densidad intermedia (IDL), lipoproteína de baja densidad (LDL), lipoproteína de alta densidad (HDL) y lipoproteína (a).

La evidencia muestra que las lipoproteínas juegan un papel fundamental en la aterosclerosis.

Algunas lipoproteínas tienden a interactuar con la pared arterial e iniciar la cascada de eventos que conducen a la aterosclerosis que puede progresar a enfermedad cardiovascular aterosclerótica (8). Estas lipoproteínas se denominan aterogénicas.

La presencia de apoB determina si una apolipoproteína es aterogénica o no. La aterosclerosis solo es promovida por partículas de lipoproteínas que contienen aboB.

El atrapamiento de partículas de lipoproteínas que contienen apoB dentro de la arteria es una causa principal de aterosclerosis.

La masa de colesterol dentro de la partícula de lipoproteína no influye en si queda atrapada dentro de la pared arterial o no. Por lo tanto, la aterogenicidad de la lipoproteína está determinada por la proteína de superficie, no por el colesterol.

Las lipoproteínas aterogénicas, como LDL, VLDL y Lp(a), contienen una molécula de ApoB100 por partícula.

Por lo tanto, todas las partículas de lipoproteínas aterogénicas contienen una molécula de ApoB cada una. Ergo, podemos contar el número de partículas aterogénicas contando el número de moléculas de ApoB.

Apolipoproteína B (apoB) - el mejor marcador para predecir el riesgo cardiovascular
Todas las partículas de lipoproteínas aterogénicas contienen una molécula de ApoB100 cada una. Ergo, podemos contar el número de partículas aterogénicas contando el número de moléculas de ApoB.

LDL-C, No-HDL-C o ApoB

Un perfil de lípidos séricos estándar mide la concentración de colesterol total, colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL) y triglicéridos. La concentración de LDL-C generalmente se estima a partir de estos números utilizando la ecuación de Friedewald.

A lo largo de los años, el colesterol LDL (LDL-C) ha sido la variable lipídica más utilizada para predecir el riesgo cardiovascular (12). Sin embargo, la evidencia reciente sugiere que el colesterol no HDL (no-HDL-C) puede ser una mejor herramienta para la evaluación de riesgos (13,14).

El C-no-HDL se calcula restando el C-HDL del colesterol total. Por lo tanto, proporciona una medida de la cantidad de colesterol transportado por todas las lipoproteínas excepto HDL.

No-HDL-C nos dará la cantidad de colesterol transportado dentro de todas las lipoproteínas aterogénicas. En otras palabras, una medida del colesterol que llevan todas las lipoproteínas “malas” pero no las “buenas” (que es solo HDL).

Es importante destacar que el LDL-C y el no-HDL-C no nos dicen nada sobre el número de partículas aterogénicas. Sólo aportan información sobre la masa de colesterol que portan los diferentes tipos de lipoproteínas.

Debido al hecho de que la masa de colesterol por partícula es variable, el LDL-C y el no-HDL-C pueden diferir significativamente de la apoB.

En su estudio reciente, Marston y colaboradores proporcionan evidencia de un gran estudio observacional prospectivo (el biobanco del Reino Unido) y dos grandes ensayos clínicos (FOURIER y IMPROVE-IT) de que el riesgo cardiovascular se predice mejor mediante mediciones de apoB.

El estudio también muestra que el LDL-C y el no-HDL-C son marcadores de riesgo no significativos cuando se tiene en cuenta la apoB.

Cuando hay presentes partículas de colesterol reducido, el LDL-C y el no-HDL-C subestimarán el riesgo. Por el contrario, cuando hay partículas ricas en colesterol, el LDL-C y el no-HDL-C sobrestiman el riesgo.

Por lo tanto, parece que el LDL-C y el no-HDL-C son marcadores indirectos poco fiables del número de partículas de lipoproteínas aterogénicas. ApoB, por otro lado, proporciona una medida fiable del número de partículas y actualmente es el mejor marcador lipídico disponible para predecir el riesgo cardiovascular.

Curiosamente, la apoB se puede medir de forma económica y con mayor precisión que el LDL-C o el no-HDL-C mediante los métodos disponibles actualmente (15).

¿Por qué no poner fin a la disputa? A partir de ahora, las mediciones de apoB se deben utilizar para decidir a quién dirigirse y con qué agresividad tratar a las personas en riesgo y a los pacientes que ya tienen una enfermedad cardiovascular establecida.

Fuente del artículo

Deja un comentario